¿Alguna vez has perdido clientes por las interminables colas en tu tienda? ¿Quieres llegar a clientes de diversas áreas geográficas? ¿Han ido tus clientes a la competencia por tener un horario más amplio? El E-commerce es la solución a estas preguntas. Es la nueva forma de compra electrónica a través de internet y ha crecido en los últimos años de forma significativa registrándose en 2014 más de 16.000 millones de euros en España a través de compras realizadas por esta vía.

El E-commerce en cifras

Tus clientes potenciales tienen que poder acceder fácilmente a tus productos, y regentar un comercio y prescindir de un E-commerce es como tener un árbol frutal plantado bajo una sombra.
El M -commerce ó Comercio Móvil  basado en la compra a través de dispositivos móviles, ha contribuido exponencialmente al crecimiento del E-commerce, y está impulsando su proliferación. El 74% de los consumidores usan la tablet en el proceso de sus compras online, y se prevé que el comercio móvil en España crezca un 48% en este 2015, donde además el 28% de las compras en E-commerce se realizan a través de dispositivos móviles, sin olvidar que es el país líder en Europa en el uso de este tipo de dispositivos.

5 Consejos para evitar fugas en tu E-commerce

El E-commerce puede suponer una importante inyección en tus ventas, y por eso hay que exprimir al máximo las posibilidades del mismo, ya que en ocasiones se da una fuga de conversiones por algo que no se está haciendo bien. Es decir, tus clientes te visitan pero finalmente no compran. Si bien es cierto que la analítica web da las claves para detectar las causas de este comportamiento, no está de más pensar en cómo se está gestionando tu comercio electrónico, y por ello, hoy te vamos a dar cinco consejos para evitar de antemano que tus clientes se vayan con el “carro vacío”.

  1. Da la máxima información de tu producto. El sitio de compra online no puede excluir datos de tus productos que sí están presentes en la compra física. Por lo tanto, deberás dar como mínimo, la misma información para que el usuario sienta confianza y su experiencia de compra sea similar a la que tendría en una tienda física.
  2. No uses el registro como requisito para poder ver tus productos. Esto supone un obstáculo “de bienvenida” y puede frenar el interés por parte del usuario. Es importante recoger los datos de quien nos compra, pero ese requerimiento debe dejarse para la fase final del proceso de compra.
  3. Diseño Responsive y Usabilidad. Ten en cuenta la importancia de los dispositivos móviles en las compras online, una navegación y visualización dificultosa de tu E-commerce a través de ellos supone una pérdida de conversión, así que el Responsive Design y la intuición y sencillez en la navegación de tu web son obligatorios.
  4. Asesora a los usuarios en la elección de sus productos, al igual que harías en persona. La herramienta para hacerlo es a través de buscadores potentes en tu E-commerce con filtros y sugerencias de productos que pueden cumplir funciones similares ó complementarias.
  5. No hagas pesado el proceso de compra, éste debe estar compuesto por tres fases como máximo. El tener que pasar varios estadios para la conversión favorece las fugas; hay que aprovechar el momento de determinación del usuario para comprar tu producto, si conviertes el proceso en un trámite largo y complicado, es probable que abandone la conversión.

Una vez seguidos estos consejos, la administración de tu E-commerce mejorará, y no sólo “tapará” las fugas de tus conversiones sino que mejorará la tasa de las mismas.